Seleccionar página

   Casi todo el mundo hemos oído hablar del “dichoso” filtro de partículas y sus problemas que pueden llegar a hastiar a los usuarios del vehículo que lo incorpora.

   Voy a explicar de manera sencilla que es un filtro de partículas: Este filtro es un sistema antipolución que llevan los motores diesel para regular las emisiones de CO2 y así cumplir con las normativas Euro V y VI.

   ¿Por qué da tantos problemas? Los problemas surgen cuando este filtro no regenera bien (la regeneración es la incineración de las partículas contaminantes que genera el diesel). Al no quemarlas correctamente se van depositando llegando a obstruir dicho filtro.

   Leo mucho por ahí el siguiente consejo: “si tu coche lleva filtro de partículas intenta no hacer trayectos cortos o andar mucho por ciudad”. (cosa imposible de hacer para aquellas personas que no están todo el día en la carretera). Veréis, para que el filtro de partículas empiece a regenerar necesita alcanzar una temperatura elevada, que en trayectos cortos es imposible que llegue a alcanzar, y si la alcanzara y empieza a regenerar, necesita un tiempo de regeneración que oscila entre los 15 a 25 minutos aprox., por lo tanto si vuestro trayecto es corto, al parar el motor cortas la regeneración y no acaba el proceso, y así una y otra vez, y es cuando se empieza a notar pérdida de potencia, e incluso que el motor se ponga en modo emergencia y os salga el símbolo de fallo en el motor.

   Si alguna vez os encontráis con que vuestro filtro de partículas no ha terminado la regeneración y empezáis a notar estos síntomas, sacadlo a carretera durante 30 ó 40 minutos y llevadlo a altas revoluciones, 2.500 rpm estaría bien por ejemplo, y así completareis la regeneración. Si aún haciendo esto no conseguís nada, os toca llevarlo al taller para ver si os lo pudieran limpiar, o en el peor de los casos tocaría cambiarlo.

Belén Aguayo.-